jueves, 12 de julio de 2012

Retorciendo la realidad a base de músculo


Pues ahora me he estado poniendo al día con las lecturas que tenía pendientes, y una de ellas ha sido "Flex Mentallo" del dúo dinámico del comic, los escoceses Grant Morrison y Frank Quitely.
En esta obra, Morrison recupera a Flex Mentallo, personaje que creó durante su bizarra etapa en la Patrulla Condenada y aprovecha para realizar una de sus habituales empanadas mentales sobre la realidad y un ejercicio metalingüistico sobre el genero superheroico y sus diferentes épocas.
Lo que nos cuenta la historia, así, por encima, que como pasa con Morrison cuando se desata, la cosa tiene mucha más tela, es la lucha de un superheroe musculoso para luchar contra un comando que lucha por alterar la realidad, a la par que nos cuenta las desventuras de un rockero-fan de los tebeos, al que no cuesta mucho imaginar como un alter ego del guionista.


Como ya he dicho, los autores se sirven de esto para hacer una reflexión sobre las distintas épocas del tebeo de superheroes desde la Edad de Oro (cuando nacieron Superman y Batman) pasando por la Edad de Plata (el nacimiento de la Marvel y renacer de Flash y otros en DC) hasta la Edad Oscura (de la que sería contemporánea el tebeo y que vino propiciada por la publicación de "El regreso del caballero oscuro" y "Watchmen"). Esta reflexión se inicia en las mismas portadas, ya que cada una reproduce el estilo de portadas icónicas de las épocas. Y este juego metalingüistico continua, por supuesto, en la historia, con el enfrentamiento de un superheroe que no puede tener apariencia más naif (un forzudo con calzones de tigre) contra unos terroristas que lo que buscan es destruir la realidad y corromper a los superheroes,  a la par que nos muestra la decadencia de una estrella del rock enamorado de los tebeos de superheroes desde pequeño que ahora esta atrapado en una espiral autodestructiva. Esto último como ya de comentado antes podía ser un resumen de la vida como lector de Morrison, siendo alguien que se inició con los coloristas tebeos de los 60 y que poco a poco se vio abocado a tebeos en los que todos los superheroes parecían tener la obligación de ser violentos y vivir en el borde entre el bien y el mal...


En cuanto al apartado gráfico, pues como siempre que hablamos de Quitely, pues simplemente brutal, derrocha inventiva en cada pagina, y eso que estamos hablando de su primer trabajo para una de las dos grandes.


Una anécdota curiosa respecto a esta obra es que no ha podido ser reeditada en 15 años debido a un problema de derechos, ya que el protagonista de esta obra homenajea/parodia el origen de Charles Atlas, el inventor de la "Tensión dinámica" de aquellos anuncios de musculación añejos que veiamos en periódicos y revistas hace 25 años (y al que cita Frankenfurten en la genial "Rocky Horror Picture Show")... Pues hasta que la cosa no se ha resuelto y los herederos de Charles Atlas no han conseguido sacar tajada, no ha habido manera de que esta obra viera la luz.
No me digais que cuando leías esto de crios, no os daban ganas de rellenarlo...

En fin, un tebeo para los "muy cafeteros", interesante, pero para pillarlo con ganas, y que se hace disfrutable sobre todo por la labor de Quitely.
De postre la canción de "Rocky Horror Picture Show" en el que nombran la "Tensión Dinámica" Charles Atlas:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada