domingo, 9 de marzo de 2014

Recuperando clásicos (XI.I): "El Padrino"


Esta entrada va dedicada a mí padre, que me inculcó el amor por esta saga y hoy cumple 59 años. ¡Felicidades papa!
Una faena que tenía pendiente hace más de dos años (que fue cuando compré esta edición en BD, que tengo en italiano porque estaba más barata en Amazon que la española, pero también porque me parecía gracioso tenerla así...) era ver de nuevo esta trilogía, y hace poco, los astros por fin se alinearon, y conseguí algo maravilloso, que fue ver la trilogía en tres días seguidos, a película por día. Siempre había tenido ganas de hacer esto, pero nunca había tenido la oportunidad, y ha sido una gozada. Ahora voy a meterme con las películas una a una. No os asustéis que tampoco voy a divagar mucho, que ya hay bastantes libros sobre el tema, solo unas cuantas ideas que me han surgido viendo las películas. Hoy empezamos, como es lógico con la primera.

"El padrino" (1972) La que dio origen a la saga. Basada en el libro del mismo nombre Mario Puzzo (que no he leido, pero del que no casi todo el mundo habla mal, hasta el propio Puzzo...) coautor del guión junto a Coppola, que llegó al proyecto un poco de rebote tras el rechazo de unos cuantos directores (Leone, Bogadnovich, Yates, Brooks, Hiller...), pero que acogió el proyecto con los brazos abiertos. Y no cuesta mucho entender porque: una cinta de época, con una gran presupuesto y todo el apoyo de un productor por entonces imbatible, Robert Evans (si alguien no ha visto el documental sobre su vida, "El chico de oro de Hollywood", que corra a hacerlo....) y lo que es más importante, le permitía crear una imagen épica sobre su estirpe. Y logró triunfar en todo: consiguió un éxito económico como no se había visto hasta el momento; recibió premios de todo tipo; y lo que él buscaba, logró trascender las películas de gansters hechas hasta la fecha para lograr una película imperecedera que ha generado una mítica sobre los italoamericanos, que a día de hoy, 40 años más tarde se mantiene praticamente intacta (vale que Scorsese y "Los soprano", con importantes matices, eso sí, también han apuntalado ese icono...). Porque no estamos solo ante una película de gansters, sino también un relato de una familia, un fresco sobre la historia norteamericana del siglo XX, y sobre todo, ante la épica caída a los infiernos de Michael Corleone, auténtico protagonista de la saga.
A PARTIR DE AQUÍ SPOILERS A PUÑADOS...
Porque si algo es, es épica. Convierte los rituales como la boda que da inicio o el bautizo que cierra la cinta en ceremonias casi mitológicas, teñidas de mentiras, traiciones, conspiraciones y muerte. Ya el plano que abre la cinta deja claro por donde van a ir los tiros, con esa iluminación del excelente Gordon Willis, que muestra el despacho de Vito Corleone, al que todos van a pedir favores o presentar respetos, como si fuera una gruta mística, a la que la gente peregrina con sus preocupaciones, súplicas y agradecimientos. Y como toda la mitología, está teñida también de fatalidad, representada aquí por el personaje de Michael Corleone , que siempre ha querido mantenerse alejado de los negocios turbios de su padre, pero que por amor a su progenitor,  se ve poco a poco introducido en el negocio de la familia, ensuciandose las manos de sangre y acabando convertido en el Don. Este proceso, que se inicia con la fascinante secuencia en la que va a protegerle al hospital, para mí la mejor de toda la cinta, con un gran uso del suspense. Luego sigue con el metafórico y literal bautismo de sangre en el restaurante de Louis ("sus sesos te salpicarán tu traje de la Ivy League" le dice su hermano Sonny). A continuación llega su huida, con la intención de convertir el asesinato en un hecho aislado en su vida, con su bucólico y trágico periplo en Sicilia. Y tras esto, el regreso a Nueva York, convertido en un ser más curtido y frio y que culmina con el genial movimiento de cámara que se acerca a Michael sentado en la silla del Don. Y como guinda, acaba ordenando una matanza, que de manera brillante, se nos muestra de manera simultanea al bautizo de su sobrino, al que apadrina mientras dice renunciar al demonio... La ultima secuencia, sella su destino, con ese plano en el que pierde de vista a su mujer cerrando la puerta para atender sus negocios criminales ¿Hay un destino más fatídico que este?


Además de todo esto la película ha pasado a la historia por interpretaciones icónicas como la que hace Brando (hay que agradecer que en este edición hayan incluido, además del nuevo audio en 5.1, el audio en 2.0 que respeta el alucinante doblaje original del estreno...), aunque todo el reparto está aquí bien, la música, y reconozcamoslo, las secuencias violentas. Porque el tratamiento que se hace en esta cinta es bastante rompedor. Ha sido superado, por supuesto, pero en lo que se refiere a aquel momento, de entre las películas norteamericanas previas que yo conozco, quizás "Bonnie & Clyde" era la única que había seguido ese camino, a medio camino entre la sequedad más realista y cierto surrealismo poético, como el episodio de la cabeza de caballo (inolvidable), el intento de asesinato mientras se compran naranjas, el tiroteo en los peajes, o como no, la matanza final que a partir de ese momento se iba a convertir en marca de la saga. Me gustaría comentar la escena que precede al asesinato de Sonny (asesinato por cierto tan excesivo y sanguineo como el propio personaje...). Y es que en la secuencia previa vemos como Connie es provocada por su marido para que se enfade y este la agreda, para así despertar la ira del volatil Sonny y tenderle la emboscada. Esta secuencia también me parece que tiene mucha miga, ya que no solo utiliza de manera magistral el hecho de que Connie esté embarazada para aumentar la tensión y la violencia de la secuencia, sino que además la forma de la que está rodada, tiene algo de trampa, con todas esas puertas y espejos, que de alguna manera ya adelantan que lo que estamos viendo es una representación para lograr la ira de Sonny. Impresionante. Sin embargo, aquí tengo que poner una pega y es que en ningún momento vemos en acción a Luca Brasi. Mucho ponernos los dientes largos con: "es el mejor soldado de mi padre", "le hizó una oferta que no pudo rechazar", "nadie podrá pararle cuando se enteren de que han disparado a mi padre"... ¡¡¡Y luego le matan a las primeras de cambio!!! Fatal de mal...


Una gran película, y aunque a lo mejor está un poco sobrevalorada (no creo que sea la mejor película de Coppola ni de la saga siquiera...), no he conocido a nadie que la haya visto (que eso sería otro tema a estudiar, toda la gente que dice haberla vista y es mentira...) y no la haya disfrutado. Así que si hay algún perezoso por ahí, que busque un rato y la vea para que no le saquen los colores en la próxima conversación cinéfila...



En breve llegará por aquí la continuación, la aun superior "El padrino II".


15 comentarios:

  1. La familia!!Cool!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡La familia es lo primero!! (con voz ronca)
      Besos

      Eliminar
  2. ¡Ay...la familia¡¡
    Matar no las matan, pero de vez en cuando las dan unos guantazos....las enseñan a cocinar y ahí están ellas.
    Ahora, como cine, es una saga espectacular (tengo las tres en "mi canal", las veo de vez en cuando y me lo paso bomba...por esas caras tan impasibles cuando matan tan a sangre fría...
    Muy interesante el blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas razón en que esa concepción de la familia como algo tremendista es algo muy mediterraneo, y que a nosotros nos choca menos. A los anglosajones tiene que parece mucho más pintoresco e increible.
      Las películas son de esas que hay que repetir de vez en cuando y siguen sabiendo de maravilla.
      Bienvenid@ y gracias por pasar por aquí

      Eliminar
  3. La tercera parte me sobró totalmente, pero no creo que la primera esté sobrevalorada. De hecho, tras ver la segunda parte (que sí, todos coincidimos en que es la mejor) me gusta aún más. Son como una única peli, molan más si piensas en ellas como una sola.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que algo sobrevalorada si que está. Así de primeras me vienen a la cabeza unas cincuenta películas mejores. Lo que no quita para que sea un peliculón en toda regla. Y en cuanto a la tres, en breve hablaré de ella, pero aunque es la peor, tiene alguna cosa interesante...

      Eliminar
  4. Me encanta no, lo siguiente! Un elenco de actores, impresionante. Marlon Brando, es decir palabras mayores. Admiro a este actor de jovencita. Me gusta mucho la historia y todo lo que conlleva pertenecer a la Mafia. No sé si será o no la mejor peli de Coppola, pero para mí, es casi perfecta. No puedo decir nada malo de este film, que habré visto infinidad de veces. De hecho hace unos meses vi la trilogía. La tercera parte sobra, no me gustó tanto. Me quedo don las dos primeras. Yo tampoco creo que la primera esté sobrevalorada. Al Pacino en la segunda parte se come la pantalla y a los otros actores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los actores están estupendos y sin dudan son uno de los motivos de que funcione tan bien. Ver la trilogía en poco tiempo es la mejor manera de apreciarla en su conjunto, y hasta la tercera, que es la más floja tiene bastante nivel.
      Pacino en la segunda esta estupendo, con ese personaje tan introvertido, cuya alma se va oscureciendo por momentos... Vaya tela!!!
      Saludos

      Eliminar
    2. Buenos días!

      Hice un maratón, vi una peli tras otra. Como bien dices, se aprecia mejor en su conjunto. La tercera a pesar de ser floja está bien, aunque me sobró como he comentado. Al Pacino en la segunda parte se vuelve más oscuro, sus miradas dicen muchas cosas y hasta transmiete algo de miedo. Es un papelón tremendo el que hace.

      Saludos!

      Eliminar
    3. La verdad es que en la 2ª está estupendo y lleva el peso de la película. Pero no nos adelantemos acontecimientos que en breve me meteré con ella JEJEJE
      Saludos

      Eliminar
    4. Deseando estoy que te metas con la 2ª. Porque me encanta!

      Saludos!

      Eliminar
  5. Una gran película, estoy de acuerdo. Es una de las pocas pelis que ha logrado mostrar un gran cambio en su protagonista sin que quede artificial. Me refiero a la evolución de Michael, que al principio parece un buenazo y hasta un poco ingenuo, y al final acaba convertido en un tipo temible.

    Por cierto, estoy de acuerdo con lo que comentas de Luca Brasi. Es un personaje que siempre recuerdo por lo mismo que comentas: parecía que iba a montar una muy gorda pero luego acaban con él en un periquete. Si acaso, lo bueno de que hayan hecho eso es que da una gran sensación de desasosiego, es decir, la muerte de Brasi hace que sintamos que los Corleone son vulnerables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La evolución de Michael es para mí el tema de toda la saga y su evolución como personaje es, como bien dices, modélica por lo creíble que resulta.
      Y lo de Luca Brasi, pues no te falta razón, en que puede ser un truco de guión para mostrarle más indefensos a los Corleone, pero no le hubiera costado nada meter una escena que nos lo enseñara, en lugar de mostrarnos al personaje hablando solo como un demente ensayando como darle las gracias a Don Vito...

      Eliminar
  6. Hola buenas, me encanta tu blog, aunque bueno en lo referente a que no conoces a nadie que haya visto "El padrino" y no la haya disfrutado, he aquí me presento como la excepción jajaja... bueno yo también tengo un blog de cine, porque soy un gran cinéfilo y quería decirte que me mola mucho la forma que tienes de comentar y te invito a pasarte por el mío, aquí te dejo en enlace de mi comentario de "El padrino"; no estamos de acuerdo en casi ningún aspecto, pero bueno, como siempre digo, cuestión de gustos, un saludo y añadiré tu blog a mi lista de seguimientos:

    http://tomirobertsblog.blogspot.com.es/2014/03/el-padrino-1972-de-francis-ford-coppola.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero, siento el retraso, pero no se como se me pasó tu comentario.
      Es curioso que no te guste esta película, y por supuesto me parece respetable y además toda discrepancia es enriquecedora. La pena es que he intentado ir a la entrada en la que hablas de ella y el buscador no la encuentra.
      A ver si logras reponerla.
      Saludos y bienvenido

      Eliminar