miércoles, 19 de septiembre de 2012

Asesina implacable



Este verano me he puesto un poco al día con los tebeos que había ido comprando y no había tenido tiempo para leer . Y uno de ellos ha sido "Elektra: Asesina", el icónico trabajo de Miller y Sienkiewicz.
Como obra, más allá de sus valores en si misma, resulta interesante por varios motivos:
En primer lugar se trata de la primera historia publicada dentro del desparecido sello Epic (que no tenía la aprobación del Comics Code Autorithy e iba dirigido a público más adulto) que utilizaba personajes de la casa madre, Marvel. En este caso se trataba de Elektra, personaje creado por el propio Miller en su primer periplo en Daredevil, y que le ha dado más disgustos que alegrías, ya que él siempre ha defendido que el personaje murió a manos de Bullseye, a pesar de que la Marvel la haya utilizado después como si nada.
Además de esto, también es interesante por tratarse de la segunda y última colaboración entre Miller y Sienkiewicz, dos grandes autores que en aquel momento eran muy jóvenes y tenían inquietudes comunes, pero que ahora sería inimaginable, a la vista de sus tremendas diferencias ideológicas: Sienkiewicz es liberal, y Miller es un neocon en toda regla, como demuestra su obra "Holly Terror" en la que un superheroe se enfrenta al terrorismo islámico, o sus declaraciones en contra del movimiento Occupy Wall Street.

Y ahora vamos con el tebeo en sí. La obra es sobre todo una sátira política, que critica abiertamente la actitud intervencionista de EE.UU. en cuanto a asuntos exteriores, algo que, aunque no ha cambiado mucho, en la época en que se editó la historia, los 80, era aun más llamativo, por toda la Guerra Fría. Elektra asesina a un presidente de una república bananera por encargo. Tras una dura persecución por parte de SHIELD , en la cual casi acaba con dos agentes que luego serán convertidos en cyborgs, es detenida y estudiada para intentar averiguar de donde salen todas las capacidades que tiene. Tras manipular mentalmente a uno de los citados cyborgs, que se ha enamorado-obsesionado con ella, regresan a Norteamérica para acabar con el candidato demócrata de las inminentes elecciones. Y es que la imagen de rechazo al intervencionismo de su país que da el futuro presidente, es una mera fachada...


Como se puede ver se trata de una historia bastante abigarrada, en la que están presentes las constantes temáticas de toda la obra de Miller: el sacrificio del guerrero; la sumisión ante una mujer por la fascinación que esta despierta; la desinformación que generan los medios de comunicación; la desconfianza de políticos y burócratas; el miedo a la tecnología y la manipulación del ser humano... Pero a veces el tratar tantos temas puede ser demasiado.
 Y es que, a pesar de que son interesantes todos ellos, en esta obra resultan excesivos, sobre todo por la manera en la que esta contada la obra. En lo relativo al guión, al haber varios saltos en el tiempo y cambios de narrador, y al estar los dos narradores bastante desquiciados, se hace por momentos difícil seguir la historia. A esto no ayuda mucho en algunos momentos el dibujo de Sienkiewicz. De acuerdo que es muy audaz, con esos colores realizados con acuarela, que nos dejan paginas de gran belleza, y que utiliza recursos muy interesantes como el imitar los trazos de un niño para narrarnos episodios relativos a la infancia, o usar la caricatura para retratar a algunos personajes. Pero lo principal en un tebeo, como en el cine, tiene que ser que se pueda seguir bien la historia, por compleja que sea, y los virtuosismos, por muy bonitos de ver que sean, tienen que hacer avanzar la acción. Y aquí se nota que en este obra, probablemente espoleado por Miller, se deja llevar más por su faceta de pintor (ya entonces llevaba varias exposiciones a sus espaldas...), que por la de narrador, lo que malogra, en parte, el conjunto del tebeo.


No es un mal tebeo, ni creo que nadie se arrepienta de comprarlo, ya que es probable que gane con la relectura, que facilitará seguir la trama al conocer mejor la historia. Lo que si que me queda claro es que este tebeo me hubiese gustado más si Frank Miller hubiese sido autor completo, ya que en aquella época, como demuestran sus obras era uno de los mejores narradores de la historieta norteamericana.

¿Quien será más letal de las dos?

Como despedida una curiosidad muy curiosa. Luz Casal interpretando "Loca" ¡¡¡disfrazada de Elektra!!! Yo descubrí este vídeo en un programa de esos retrospectivos de TVE1, y me quede como vosotros, con el culo torcido. La explicación, si hacemos caso a los comentarios que aparecen sobre el vídeo en Youtube, es que Luz Casal es una amante de los tebeos, y al parecer el programa se realizó desde Cadiz en los carnavales de 1989, y como cada artista tenía que disfrazar de un personaje que le gustase,  la cantante decidió homenajear la creación de Miller.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada