viernes, 5 de julio de 2013

Y este año disco nuevo...(XVIII): Jay-Z


Si el anterior músico que estuvo por aquí fue Kanye West, hoy le toca a su mentor: Shawn Carter a.k.a. Hova a.k.a. Izzo a.k.a. Hovito a.k.a Jay-Z. A pesar de ser una estrella a nivel mundial, aquí aun hay que dar explicaciones para que la gente sepa quien es, aunque por lo menos, al ser marido de Beyoncé, pues lo conoce más gente. Este es su primer trabajo en solitario en cuatro años, aunque claro teniendo en cuenta todas las colaboraciones-producciones-y-demás-proyectos, tampoco es que nos haya dado mucho tiempo a echarle de menos. Aun así, viendo la carrera que tiene detrás, que estrene álbum es algo por lo que alegrarse.
La historia de este hombre es la de un hombre hecho a sí mismo, que en poco más de 10 años pasó de vender droga por las esquinas de Nueva York a formar junto a su esposa mantecosa Beyonce, la pareja más rentable del show-business mundial. Pero no hay que olvidar que además de un lince de los negocios, musicalmente es un fenómeno, capaz de rapear a la velocidad de la luz sin perder el ritmo en ningún momento, como de emocionar con un medio tiempo fascinante. Por eso vamos a hacer un repaso a su vida con los puntos álgidos de su vida y su carrera:
-Infancia: Nacido en 1969, no tuvo una infancia fácil, ya que fue criado junto a sus tres hermanos en unas casas sociales de Brooklyn únicamente por su madre después de que su padre saliera a buscar tabaco y no volviera más. Aunque consiguió acabar el instituto, a él lo que le gustaba era la música, y por eso se metió en el mundillo, apuntándose a todas las peleas de gallos posibles para intentar lograr un contrato discográfico. Al parecer, y según dice en sus canciones por aquella época, también se dedicaba a pasar crack, pero bueno, yo cogería esto con pinzas, dado el afán que tienen los raperos de parecer cuanto más macarras, mejor. Como no conseguía contrató, montó su propio sello discográfico independiente, Roc-a-fella, que pocos años más tarde entraría en los anales de la historia por pasar a ser el que más discos numero uno ha tenido en el Billboard americano.
-Primeros trabajos musicales: Entre 1996 y 1999 sacó cuatro discos, que si bien en EE.UU. no funcionaron mal de ventas, si que lograron muchas alabanzas por parte de la crítica. Lo más llamativo de esta época es, sin duda, su condenda a tres años de libertad condicional, entre otros motivos, apuñalar a un directivo discográfico por el que se sentía estafado en un club de Manhattan, o los enfrentamientos verbales que tuvo con 2Pac, que acusó a Jay-Z y su troupe de ser los responsables de un tiroteo que casi acaba con su vida. Con dos cojones. Así se arreglan las cosas, si, señor.

-Su obra maestra: En 2001, y coincidiendo con el hundimiento de las Torres Gemelas, Jay-Z editó el disco que le convertiría en referente inexcusable de la década pasada: “The Blueprint”. Este trabajo es perfecto de principio a fin (bueno, igual sobra “Renegade”, junto a Eminem…), pero que además es capaz de gustar a los amantes del hip-hop y a los que no lo són, abriendo el camino, que luego transitaría entre otros su discípulo Kanye West, que también produjo algunas de las canciones de esta albúm. Esta lleno de pepinazos, pero igual las que más me mola sean “IZZO (H.O.V.A.)” con sample de los Jackson Five incluido.


-Consolidación como estrella: A partir de 2002 entra en barrena y genera una producción practicamente masiva. En 2002, la continuación de “The Blueprint”, en formato de disco doble (excesivo a todas luces), llamada en un alarde de originalidad “The Blueprint2: The Gift & The Curse”. Y además le dio tiempo a hacer un disco en colaboración con R. Kelly. En 2003 otro disco, “The Black Album”, tampoco toca el cielo, pero que incluye el trallazo “99 Problems”, con un video de Mark Romanek de los que hacen época. Y en 2004 tras realizar dos colaboraciones, una con Linkin Park y otra con R. Kelly de nuevo ¡¡Dice que se retira de los escenarios!! No se lo cree ni él...

-Regreso: Casi sin dar tiempo a añorarle, vuelve en 2006 con “Kingdom Come”, un disco pelín flojete para mí gusto. Pero es que su siguiente trabajo tampoco se hace esperar mucho, ya que en 2007 saca “American Ganster”, que es mejor que el anterior, e incluye cositas como “Roc Boys”. En 2009 entrega la tercera parte de “The Blueprint”, llamada ¡¡oh, sorpresa!! “The Blueprint 3”. Más alla de su vagancia a la hora de buscar nombres, hay que reconocer que el disco no el quedó nada mal, y que incluye unos cuantos pelotazos, como este "Run this town" con Kanye West y Rihanna colaborando. Y en 2011, regresa otra vez con "Watch the throne", del que ya hemos hablado aquí. En varias ocasiones, además.

Pero es que además de todo esto, le ha dado tiempo de descubrir artistas, cantar hasta con U2 (con un resultado bastante terrorífico), hacerse empresario deportivo, casarse y engendrar con Beyonce... Un no parar vamos. A ver en que lugar queda este disco, del que se adelanta un titulo que es todo un alarde de modestia, "Magna Carta Holly Grail"... Entre los colaboradores, los sospechosos habituales: Rick Rubin, Kanye West, Frank Ocean, Beyonce, Pharrell Williams... Aunque puede que aparecer alguna sorpresa, como esas declaraciones en las que dice haber estado escuchando rock de los 90 mientras preparaba el disco, o que incluya el estribillo de "Losing my religion" de R.E.M. en una de las canciones. En menos de una semana saldremos de dudas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada